Cinturas de avispa (literalmente)

Los corsés siempre me han parecido muy sensuales, con esos colores tan sugerentes y esas formas tan estilizadas. Pero dejando de lado todo lo que yo piense, ese oscuro objeto de deseo (esta frase me suena a anuncio de bebida alcohólica 😉 ), siempre ha sido una tortura para las mujeres, pero como todos ya sabemos, hay gente para todo, y lo que para algunas era una tortura europea, otras lo han convertido en su instrumento para conseguir el pan de cada día.

Cathie Jung y Ethel Granger son dos mujeres que han rizado el rizo en el mundo de los corsés. Creo que sólo hay que mirar las fotografías para entender de lo que estoy hablando.

img6

img7

Os recomiendo encarecidamente que os paséis por sus respectivos enlaces, las fotografías son realmente escalofriantes, sobre todo las radiografías de Cathie, son simplemente impactantes.

Enlace: Cathie Jung y Ethel Granger

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *