Tipos de jefes

Si, ya, vale, hoy día en España es complicado que podamos tener a alguien trabajando porque en todas las familias hay alguno que está en paro. Pero oye, que aún hay gente que trabaja y que tiene jefes aunque estos… dejen mucho que desear.

A través de internet he querido buscar algo especial sobre los jefes y, como ya hiciera para los profesores, he pensado que una opinión sobre los tipos de jefes no estaría nada mal, lástima que las imágenes estén por completo en inglés es fácil de traducir.

Las imágenes las he ido poniendo en galería para que puedas verlas mucho mejor. Todos y cada uno de ellos son más bien las formas en que podemos ver a los jefes. Por ejemplo, tenemos a “Nuestro héroe”, un jefe que todos querrían tener porque se trata de un jefe que, cuando sabe que sus trabajadores tienen un problema él se presta a ayudar para encontrar juntos una solución.

Por supuesto, también tenemos al jefe que nadie querría tener, al “dictador”, un jefe que, solo por ser jefe ya se cree superior a los demás y con capacidad para ordenar a todos y cada uno de ellos además de pensar que todos han de hacer lo que él dice y sin pedir explicaciones porque: él es el jefe.

Seguro que de este tipo de jefes tienes algún que otro conocido.

O los burócratas, jefes que todo ha de ser por escrito o por lo menos has de rellenar varios formularios o dejarlo tal y como se quede, ya sea roto o arreglado.

Aunque bueno, también hay jefes medios o jefes que son algo más pasables. El quid está en encontrar en estas fichas cuál es tu jefe, al menos el que tienes ahora mismo.

Vía: Popjolly

Graba, borra, rebobina… cincuenta años con la cinta de cassette

Las cintas de cassette han cumplido 50 años. ¿Las cintas de qué? Si eres de la generación que nació a mediados de los noventa probablemente no hayas escuchado ninguna, porque tú ya creciste con los CD y los mp3. Pero los que somos un poco más mayores recordamos con cariño esas cintas rectangulares que llevábamos en las excursiones del colegio para escucharlas con el walkman. ¿Walk qué? Calla y lee, chaval.

Las cintas de cassette se introdujeron en el mercado a mediados de los años sesenta como una alternativa a los vinilos. Este formato revolucionó rápidamente el mundo de la música porque los aficionados, gracias a los cassettes de doble pletina, podían hacer su montajes. En esa época todos éramos djs y era común regalar selecciones de los grandes éxitos para todo tipo de ocasiones. En esos maravillosos años era impensable hablar de piratería por grabarle a un colega el nuevo disco de Alejandro Sanz…

Las cintas tenían 90 o 120 minutos entre las dos caras, con lo que en una de las grandes cabían más de 30 canciones, ¡una barbaridad! Lo mejor de todo era que se podía regrabar o, si no querías que se borrase, se quitaba pequeño plástico de una esquinita y ya no se podía grabar encima. Si te arrepentías… un poco de cinta adhesiva y listo. Ya, ya, ¿pero qué pasaba cuándo querías volver a escuchar la canción que acababa de pasar? Si eras uno de los afortunados que tenía walkman con rebobinador, no tenías más que pulsar el botón. Si no… ¡tu amigo el boli bic te solucionaba el problema!

Lo malo era cuando se salían por algún motivo… la electricidad estática hacía de las suyas y rápidamente se enrollaba. En algunas ocasiones el enredo era insalvable y no nos quedaba otra que volver a grabar la cinta. Aunque algunos aprovechan el contratiempo para hacer arte, como en este vídeo:

El almuerzo Apple

Cuando de pequeña comencé a aprender palabras en inglés, creo que una de las primeras que tuve fue la de Apple, que significa manzana. De hecho es la que más me acuerdo porque en una “entrevista” que me hicieron para entrar en una academia privada de inglés me preguntaron qué sabía en inglés y esa palabra fue la primera que me vino a la cabeza.

Apple también es la palabra de una marca y son muchas las personas que tienen en su haber un ordenador de la marca Apple. Así que no es de extrañar ver a un grupo de personas que trabajen con ese tipo de ordenadores. Aunque claro, aquí lo diferente o lo que llama la atención no es que haya varios ordenadores portátiles de la misma marca alineados sino uno más pequeño que, si no te das cuenta, pasa desapercibido.

Porque el primero que se ve en realidad no es un ordenador portátil, ni siquiera se le puede llamar ordenador (aunque portátil si porque lo llevas a todas partes). Se trata de una fiambrera donde se supone llevarán el almuerzo para cuando puedas dejar de trabajar y descansar un rato.

Pero claro, parece que hasta el almuerzo tiene que estar acorde con la mesa donde está y para no desentonar, también la fiambrera lleva el logo de Apple. Esto me hace pensar que quizás es que es una empresa de Apple (pero menuda mesa para trabajar, la verdad) o bien que la fiambrera servía para otra cosa y ahora es para el almuerzo de esa persona.

Sea como sea desde luego está acorde con el resto de ordenadores aunque os soy sincera, más que los ordenadores me gustaría esa fiambrera que parece más mona que los ordenadores y sobre todo más original.

Vía: Funny2

La verdad de las citas

Bueno, tanto como la verdad en realidad es algo que sabe todo el mundo, y que, queramos no no, lo único que yo saco en mente es que somos unos verdaderos tontos, yo misma me incluyo. Y ahora preguntarás por qué. Pues es muy sencillo. ¿Por qué somos tontos? Porque nos dejamos llevar por el exterior, por el físico que acompaña y vemos sin tener en cuenta que, de viejos, todos vamos a tener carnes por todos lados, piel flácida y arrugas, y que la mejor modelo del mundo (o el mejor hombre del mundo) puede después ser feísimo cuando envejezca).

Nos fijamos en el aspecto exterior y no valoramos el interior de las personas, lo que una podría pensar que ese el motivo por el cual hay tanto divorcios, porque si te fijas en el cuerpo es que poca atención pones a si sois compatibles, tenéis gustos parecidos, que no iguales, etc. Y eso, a la larga, pesa mucho.

Por eso quizás este anuncio de periódico en el que se dice que un análisis de las citas (supongo de las páginas de citas) determina que los hombres solo buscan mujeres atractivas. Por supuesto, es una realidad que todo el mundo sabe y que las personas que son menos agraciadas tienen que vivir con eso.

¿Imposible encontrar el amor para ellas? No, pero si es muy difícil hacerlo porque los hombres no se fijan en que seas inteligente o tengas un espíritu dulce y divertido, buscan su 90-60-90. Y en el caso de las mujeres tampoco me olvido, que nosotras también buscamos a un príncipe de cuentos de hadas y después, cuando encuentras a un hombre de buen cuerpo, piensas que también su cerebro acompaña y, lamentablemente, no es así.

Así que lo que nos dicen en el periódico no es algo que no sepamos ya. A decir verdad lo sabes bastante bien y es una realidad… como la copa de un pino. Otra cosa es que algunos y algunas vean más allá. Los habrá pero están extintos… ¡¡Aprovecha si ves alguno/a!!

Vía: Miss Cellania

Pastillas para dormir

Hoy quiero dejarte aquí un chiste que, si bien es de rubias, a decir verdad podría ser para cualquier persona, hombre o mujer, porque sobre todo en los estados de falta se sueño uno no cavila bien en su cabeza y le puede pasar a cualquiera.

Eso sí, desde aquí aviso que no es para herir a nadie, que solo es un chiste, pero por si acaso yo lo digo.

Una rubia agotada de cansancio, se arrastra a la oficina de su médico en busca de consejo: “Doctor, hay perros en todo mi vecindario. Ladran todo el día y toda la noche y no puedo pegar ojo”.

“Tengo buenas noticias para usted”, respondió el doctor rebuscando en un cajón lleno de muestras de medicamentos. “Estas son unas nuevas pastillas para dormir que funcionan. Tome algunas y su problema se solucionará.”

“Genial”, respondió la rubia, “Voy a intentar cualquier cosa. Voy a darle una oportunidad.”

Unas semanas más tarde la rubia volvió al médico peor que nunca y le dijo: “Doctor, su plan no es bueno. ¡Estoy más cansada que antes!”

“No entiendo cómo puede ser eso”, dijo el doctor, sacudiendo la cabeza. “¡Esas son las más fuertes píldoras del mercado!”

“Puede ser”, respondió la rubia cansada “pero todavía estoy despierta toda la noche persiguiendo a los perros y cuando, finalmente, atrapo a uno, ¡es difícil conseguir que se trague la píldora!”

En estos casos creo que las pastillas vienen bien para ambos, para los perros y que así dejen de ladrar día y noche, y para la chica, que un par de días de dormir creo que va a ser lo mejor a ver si así recuperar algunas neuronas que le hacen falta, mucha, mucha, falta.

Vía; Miss Cellania

Esos maratones de juegos de mesa…

Los que han vivido en los ochenta o han heredado juegos de sus hermanos mayores probablemente hayan jugado, en algún momento de su infancia, con los Juegos Reunidos Geyper o alguna de sus imitaciones. Esta caja mágica contenía lo necesario para que amigos o familiares pasaran horas y horas jugando a decenas de juegos para los que sólo era necesario tener un tablero y sus fichas correspondientes.

Los Juegos Reunidos surgieron en torno a los años 60 y se vendieron en varios packs de entre 10 y 55 juegos. Dentro tenías un maravilloso universo de juegos de tablero entre los que podías encontrar clásicos, como el parchís, el ajedrez, las damas, una ruleta… hasta otros que eran los favoritos de los niños: escaleras y serpientes y uno con unas fichas en forma de rata con las que jugábamos a todo menos al juego original.

Entre esta marabunta de juegos había un libreto que todo el mundo conocía pero que al que nadie echaba cuentas: el libro de instrucciones. A pesar de que toda la dinámica de los juegos estaba ahí, al alcance de todos, las discusiones sobre el tablero se zanjaban con una simple frase que todos conocían y que parecía darnos la autoridad suprema siempre que fuésemos el dueño del juego: “¡En mi casa jugamos así!

El autor de estos juegos fue Antonio Pérez Sánchez, que falleció ayer a los 94 años. Además de compilar todos estos juegos en una caja para la familia, demostró ser todo un visionario en esto de la diversión infantil. ¿Sabes que también fue el creador del Geyperman y de los walkie-talkies de juguete?

Si te ha dado nostalgia después de leer este post, puedes encontrar una nueva edición de los Juegos Reunidos de la mano de Bizak, que decidió volver a comercializarlos casi quince años después de que la empresa cerrase.

Gestos de dibujos

Cuando ves dibujos animados sabes que las caras que ponen los personajes son muy difíciles de que puedan llegar a ser reales porque, si bien sabemos que sería la máxima intensidad del gesto que se quiere hacer, nuestra cara no es de la que se le puedan salir los ojos ni colmillos ni nada por el estilo.

Sin embargo, y gracias a algunos programillas se pueden hacer cosas como las que se ven en este vídeo que al menos te saca alguna que otra sonrisa. En él puedes ver a distintos chicos en diferentes situaciones en las que, según los dibujos animados, nos podemos encontrar con esas mismas caras. Lo divertido es verlas en personas de verdad porque está tan bien conseguido que de verdad parece que las hagan ellos.

Personalmente una de las que más me ha gustado ha sido la del cromo de Pokemon que encuentra en la calle. Esa carita y esa lagrimita es preciosa, lástima que sepamos que los hombres no son así ni por asomo. Y ya que estamos, tampoco las mujeres.

Bueno, al menos nos queda el vídeo para saber que ellos pueden mostrar ese tipo de sentimientos aunque claro, si está hecho en base a la personalidad de un hombre es normal que salgan esas cosas. Seguro que en la situación de sostener la puerta del ascensor, si hubiera sido una chica, lo hubiera hecho, aunque esa sonrisa hubiera sido más de lobo que de altivez por no hacer lo que le pedía el otro.

También está bien la cara del ascensor, es otra que gusta bastante aunque como no se ve mucho pasa algo más desapercibida. ¿Cuál te gusta a ti?

En internet se pueden encontrar más vídeos relacionados.

Vía: Bits and Pieces

Mapas nuevos en cada partida

Los juegos de tablero pueden resultar pesados si, después de jugar dos o tres veces, se vuelven aburridos porque el tablero siempre es igual. Este es un problema que presentan, en ocasiones, los juegos de dungeons, donde cuando has jugado dos o tres veces, ya conoces el tablero al dedillo y pierde toda la gracia. ¿Para qué volver a jugar si ya te sabes dónde están las trampas y los secretos?

Si quieres solucionarlo, puedes crear tus propios mapas y jugar con ellos en lugar del tablero original. De esta forma tendrás más diversión porque podrás cambiar de vez en cuando el mapa. Sin embargo, cuando pase un tiempo tendrás el mismo problema y tendrás que crear un nuevo tablero… ¿cómo solucionarlo para no tener que hacer uno nuevo cada poco tiempo?

Lo mejor para esto es utilizar mapas geomórficos. No te asustes por la palabra, es mucho más sencillo de lo que parece. Se trata de mapas compuestos por pequeñas piezas, como si fueran puzzles. Todas estas piezas pueden unirse entre sí de manera que encajan perfectamente sea cual sea la combinación. Por ejemplo, si tienen caminos, todos tendrán una salida en la otra ficha, de manera que cada vez que la unas, tengas un mapa completamente distinto.

Aunque es habitual usarlo en juegos de dungeons, como te hemos indicado, puedes construirte tus propios juegos. Sólo tendrás que utilizar tu imaginación y crear las fichas. Cuanto más divertidas sean las reglas, más emocionante será. ¿Te imaginas las posibilidades que pueden dar estos juegos? ¡Cada partida será única!