Un bar violento

En el bar de Nankin, que se llama ‘El sol se levanta sobre una cólera apaciguada’ (?), la clientela puede, pagando, golpear a los empleados, romperles las gafas y gritarles, pueden elegir la vestimenta de los camareros, incluido pedirles que se vistan de mujer.

Para liberar su cólera, deberán desembolsar de 50 a 300 yuanes (de 4,9 a 29,3 euros), según lo que pidan.

Los 20 jóvenes empleados del bar para estos menesteres tienen entre 20 y 30 años y un físico bien formado. Cuando aceptan este trato, reciben antes entrenamiento físico para prepararles para los ataques de la clientela, y llevan protección durante el servicio.

Vía: Diario Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *