Amor de madre

¿A que las madres a veces pueden ser buenas y a veces es mejor no acercarse? Claro, muchas veces esas situaciones las provocamos nosotros mismos es lo que tiene esto, que enfadas a tu madre cuando haces algo malo y después te quejas porque te lo dice cuando sabes que tiene toda la razón del mundo.

Por ejemplo, fíjate en esta imagen. En español dice: “Me he pasado hora y media limpiando este gatito. Si lo ensucias… Te corto. Amor, mamá.”

Desde luego es prometedor el amor de madre que sale pero ten en cuenta algo. Las madres, la mayoría de ellas pasan casi 20 horas trabajando, no solo el trabajo que puedan tener fuera de casa, quien lo tenga, sino que al volver a casa han de ocuparse de la comida, la cena, los deberes, la limpieza de la casa, los animales, las plantas, su propio trabajo, etc. Con lo cual poco tiempo llegan a tener para ellas solas.

Si encima ese tiempo tienen que dedicarlo a lavar un gato que es tu mascota, o que has ensuciado tú, es normal que se enfade, ¿no crees? Por eso el mensaje.

Por supuesto, podía haber puesto cosas muchísimo peores pero creo que se contuvo porque a saber de lo que hubiera sido capaz de poner si, en lugar de ser el gato de su hijo, fuera el gato de su pareja. Creo que más o menos sabrías por dónde irían las cosas.

Así que ya sabes, a las madres hay que ayudarlas no ponerle más tareas, y así no recibirás un mensaje de amor de madre tan poco… cariñoso para ti y cierta parte de tu cuerpo.

Vía: Bits and Pieces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *