Amores imposibles

El pez grande siempre se comerá al pez chico, pero de vez en cuando tenemos oportunidades que nos pasan por delante de nuestras narices y está claro que no se pueden dejar pasar. De vez en cuando, y me reitero, sólo y únicamente de vez en cuando, el pez grande tiene ciertas debilidades que el pez chico debe aprovechar.

Ahora cambien pez grande por tigre y pez chico por perro y nos saldría algo así como esta fotografía.

img16

El caso es que los animalitos parecen disfrutar del momento, y bueno, cómo se llamaría a esta nueva especie, se aceptan sugerencias.

Vía: RUKZ

5 pensamientos en “Amores imposibles”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *