Billy bat III

– Un chorrito de infancia

Inocencia, curiosidad, gracia innata y una curiosa mezcla de miedo y valentía, características principales de los niños que habitan las historias de Urasawa. Ya es habitual en su obra (gracias a los saltos temporales) que conozcamos la infancia de los protagonistas. Momentos intensos que a menudo marcan las ilusiones y traumas de la madurez.

– Un vaso de dinamismo

Un rayado de vitalidad inunda las viñetas de Urasawa. Virtuoso del movimiento gráfico, Urasawa dota de dinamismo sus obras a dos bandas, con un guión lleno de giros y una composición del plan cronometrada.

– Virutas de detallismo

A pesar del ritmo rápido del guión no se han de descuidar los detalles. En la obra en Urasawa, y cada vez más, cualquier viñeta es buena para tomarse un minuto para respirar y perderse admirando la calidad de unos dibujos cuidadosos en extremo.

– Cultura nipona al gusto

Como no podía ser de otra forma, Urasawa vuelve a apoyarse en su cultura en muchos momentos de “Billy Bat”. Desde costumbres alimentarias, tradiciones, supersticiones o momentos históricos. Sin embargo, Urasawa no renuncia condimentar sus historias con sabores foráneos y adopta una posición moderna y abierta. Un buen reflejo del panorama social actual de Japón, aunque la historia de “Billy Bat” se centre principalmente en medios de S.XX.

Fuente: mangaland

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *