Los bostezos se contagian por empatía

Uno de los elementos más comunes de la vida, sobre todo llegada la noche, o recién comenzada la mañana, tiene que ver con los bostezos. Aunque todos los padecemos en mayor o menor medida, la verdad es que sabemos poco acerca de cómo se producen, a excepción de que solemos bostezar si vemos que otra persona lo hace primero, y a su vez, si alguien nos observa a nosotros en esa situación, también es muy probable que bostece.

Por eso, un grupo de expertos italianos se ha encargado de realizar un estudio en las últimas semanas, mediante el cual logró demostrar que la gente bosteza más cuando sus seres queridos lo hacen, y por si esto fuera poco, que cuanto más intenso es el vínculo, en casos de relaciones amorosas, o cercano, en el caso de las familiares, más posibilidades tenemos de que la otra persona bostece.

Del mismo modo, los resultados mostraron que el ritmo del contagio de los bostezos es mayor en primer lugar con parientes, en segundo lugar con amigos, conocidos y por último desconocidos, aunque en todos los casos lo cierto es que si vemos a una persona bostezando, será muy difícil que podamos evitar nosotros mismos las ganas de bostezar, e incluso es probable que hayas bostezado mientras lees esto, o que lo hayas hecho luego de leer que sería probable, porque al fin y al cabo se trata de algo contagioso.

En este sentido, los autores del estudio, Ivan Norsica e Elisabetta Papalagi, del Museo de Historia Natural de la Universidad de Pisa y del Instituto de Ciencias Cognitivas y Tecnologías de Roma, han señalado que el bostezo bien podría un mecanismo para que las personas compartan sus emociones, a pesar de que no podemos estar muy seguros de cuáles son concretamente las que se transmiten de esta forma.

0 pensamientos sobre “Los bostezos se contagian por empatía”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *