Broma de las oficinas

Si entras a un baño público, o eso es lo que pienso que es, y de repente, cuando sales, descubres que no estás en la calle sino en una oficina, la cara que se te pone es una que no sabrías si estás siendo tonto, si alguien ha hecho algo o si es que te has vuelto loco.

Sea como sea, es una de las bromas que sin duda gustará más y siempre puedes hacerla de forma que le des un buen susto, y te eches unas risas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *