Chistes de niños

Hoy vamos de chistes y, en este caso, y como sabemos que los niños son los que más gracia nos hacen cuando sueltan por su boca cosas dispares que jamás hubieras pensado, aquí os dejo algunos:

Un abuelo a su nieto:
Dame esas cartas que son para mí.
El niño: No
Abuelo: Mira que tienen mi nombre.
El niño las mira y le responde seriamente: No, aquí no pone “Abuelo”.

El niño a su papá:
¡Papá, papá, vinieron a preguntar si aquí vendían un burro!
¿Y qué les dijiste, hijo?
Que no estabas.

Dos niñas están en un campamento donde compartían habitación y litera. A la hora de irse a la cama, la niña de la litera de arriba reza:
Con Dios me acuesto, con Dios me levanto, con la Virgen María y el Espíritu Santo.
Pocos segundos después, se le hunde la litera, y la niña de la litera de abajo exclama:
¿Lo ves? ¡Eso es lo que pasa por dormir con tanta gente!

Estaban dos niños cada uno con un trompo y uno le dice al otro:
A ver, baila el trompo.
Y el otro le contesta:
No sabo.
El otro le dice:
No se dice “no sabo” se dice “no sepo”.
En ese momento una señora estaba escuchando la conversación de los niños y les dice:
No se dice ni no sabo ni no sepo.
Los niños le preguntan:
Entonces, ¿Cómo se dice?
La señora les contesta:
No sé.
Y los niños le dicen:
Entonces, por qué se mete en lo que no le importa.

Va el niño y le dice al padre:
Papá, me quiero casar con mi abuela.
Y el padre le dice:
¿Cómo te vas a casar con mi madre?
El niño le responde:
¿Y por qué tú te casaste con la mía y yo no pude decir nada?

Un niño le dice a su papá:
Papito, papito, mi hermanita ha encendido la computadora.
El papá le responde:
Déjala hijito, que tu hermanita juegue un ratito.
El niño le responde:
Está bien papá, pero como el fuego llegue a tu cuarto, es tu problema.

Una chica se pintaba delante de un espejo y el sobrino pregunta:
Tía, ¿Por qué haces esto?
Y la tía contesta:
Para estar más guapa.
A lo que contesta el niño:
Y esto tía, ¿Cuándo hace su efecto?

Un sobrino, le pregunta a su tía:
¿Dónde está el pajarito, tía?
Yo no tengo mascotas, Pepito.
¡Pues papá me dijo que íbamos a ver a la cotorra de la tía!

Vía: Mediometro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *