Comidas peligrosas para el ser humano

Aunque uno sabe perfectamente, al menos la mayoría de las veces, cuáles son los alimentos que le hacen bien al organismo, y cuáles son aquellos que no aportan demasiados beneficios, a continuación vamos a analizar una lista de diferentes platos, muchos de ellos excéntricos y venidos de otras partes del mundo, que pueden provocarnos más de un dolor de cabeza si no tenemos en cuenta de qué están formados.

Para comenzar, podemos mencionar el famoso cocktail de camarones, que si bien es bastante común en las culturas occidentales, en algunas orientales suele servirse bajo una variedad realmente peligrosa para el ser humano. Se trata de un cóctel de gambas, relleno de mostaza rallada, y al que se le agrega aceite de rábano, y que según los especialistas, es para el cuerpo como una pequeña descarga eléctrica.

También existe en Corea del Sur un plato sumamente excéntrico, pero muy pedido por los turistas. Se trata del famoso Sannakji (foto), que consiste básicamente en consumir un pequeño pulpo vivo, desmembrado, al que se le agrega salsa de soja y se come. Por lo general, el pulpo ingresa vivo a nuestro organismo, y se conocen varios casos de fallecidos por algunas de sus extensiones moviéndose en el interior de su organismo.

En los países nórdicos, en tanto, la comida es uno de los principales atractivos turísticos, como por ejemplo en el caso del lutefisk, un plato de mariscos igual a cualquier otro, a no ser por el hecho de que el pescado que lo compone se encuentra colapsado de una solución alcalina, por lo que el resultado es una comida 100.000 veces más alcalina que el agua, con todos los riesgos que ello implica.

Para finalizar, no podíamos dejar afuera de este ránking de comidas peligrosas, una venida de América. Concretamente, se trata de la fruta de la planta Datura, y que algunas tribus locales solían utilizar para saber si un niño se convertía en hombre. El modo de saberlo, consumir este fruto que provoca fiebre y náuseas entre otros, y al que sólo se le resiste bien en la adultez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *