Quiero un blog… ¿qué hago?

Antes, cuando decíamos de crear un blog nadie nos hacía caso. Nos miraban raro. Incluso hablábamos en términos marineros, porque se puso muy de moda eso de “cuaderno de bitácora“. Aunque a mí eso me encantaba, porque me sentía un poco como el capitán Picard

Y en pocos años, esto de los blogs fue creciendo, creciendo, y ahora casi todo el mundo tiene uno. Es muy sencillo, ni siquiera hay que pagar. Puedes recurrir a alojamientos gratuitos y gestores de contenido que dejan hecho el blog en tres minutos con unos simples click. Y luego, personalizarlo a tu gusto. Blogger y WordPress son algunas de las plataformas más usadas, precisamente por su sencillez.

Vale, una vez que lo tienes… ¿qué haces? Pues escribir, ¿no? Para eso está. O para eso estaba, porque ahora el blog sirve para todo. Y en estos tiempos de crisis puede ser muy interesante tener uno para venderse un poco en la web. Puede servirte para subir tus trabajos, fotografías, diseños, hablar un poco de tus aficiones… y lo que al principio puede parecerte un juego o un hobbie como otro cualquiera puede acabar siendo tu trabajo. Te sorprendería saber la cantidad de gente que ha encontrado empleo por tener un blog activo, ya que es un detalle que suele gustar a las empresas, sobre todo si está relacionado con el puesto al que aspiras.

Eso sí, tienes que llenarlo de con un contenido de calidad y con una actualización más o menos periódica. No vale abrirlo y dejarlo ahí hasta el fin de los tiempos. Puedes llevar una libreta contigo para apuntar temas y escribirlos cuando tengas tiempo. O pensar en algo que te guste y domines y escribir cosas a diario. También te puede ayudar para ejercitar tu lenguaje y escribir mejor. Consejos para mantener un blog hay a patadas, ahora sólo tienes que aplicarte y ponerte a ello. ¡Bienvenido al mundo 2.0!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *