Cruza el Niágara sobre un cable de acero

Ante la atenta mirada de unos 112.000 espectadores, Nik Wallenda tuvo la audacia de intentar cruzar, y lograrlo con éxito, la región del Niágara que divide las costas de lo Estados Unidos y Canadá, completando la travesía en un tiempo de 25 minutos, menor a lo que este mismo intrépido hombre esperaba, según sus declaraciones una vez a salvo.

Con millones de espectadores siguiéndolo además por las pantallas de televisión de ambos países, Wallenda logró conectar las dos costas del Niágara, una de las cataratas más importantes del mundo, sólo utilizando unos mocasines indios que su madre le había regalado los últimos días, y que le servían especialmente para no sentir el roce del alambre contra la piel de sus pies.

Además, este audaz aventurero se aprovechó también de contar con una vara de 14 kilos de peso como péndulo, para de esa forma poder ir manteniendo el peso del cuerpo de un modo más sencillo, y permanecer sobre la cuerda que le servía de guía.

Este ya famoso equilibrista, de 33 años, cuenta con la particularidad además de no ser la única personas de su familia que se dedica a esta actividad, sobre todo si consideramos que ya son siete generaciones que son artistas de circo, motivo por el que muchos de sus mejores amigos los conocen como los Wallenda “voladores”, y con el agregado de que ninguno de ellos solía utilizar arnés en sus saltos o sus espectáculos sobre la cuerda floja.

Sin embargo, bien vale destacarse que al ser un espectáculo que iba a ser visto por millones de personas a través de las distintas transmisiones, los organizadores del evento se aseguraron que todo saliera bien como fuere, y obligaron a Nik a llevar consigo todo el equipamiento de seguridad por si algo salía mal, que como era de esperar, no fue así.

Un pensamiento en “Cruza el Niágara sobre un cable de acero”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *