Curiosidades sobre el equipo de Tahití

 tahiti copa confederaciones

Aunque la Copa Confederaciones es un torneo de por sí atractivo, está claro que la edición de este año que se está llevando a cabo en Brasil cuenta con algunos ingredientes especiales, como por ejemplo las protestas sociales que se están llevando a cabo ante los gastos que el país realiza para poder alojar la Copa del Mundo del año que viene, y en segunda instancia, claro está, la participación de Tahití.

De hecho, lo mejor del caso es que si bien este país de Oceanía acudió a la cita en toda regla, puesto que fue el campeón de la Copa de aquel continente, un equivalente de la Eurocopa, la verdad es que para muchos la gran pregunta respecto de la participación de Tahiti en la Copa Confederaciones apunta a la cantidad de goles que le convertirá cada equipo, habiendo perdido hasta ahora 6 a 1 ante Nigeria, y 10 a 0 ante España, y a la espera de despedirse frente a Uruguay este fin de semana.

Para comenzar, lo primero que resulta curioso de los jugadores que forman parte de la selección del Índico, tiene que ver con que, de los 23 convocados por Etaeta, sólo el delantero Marama Vahirua, de 30 años, es profesional, mientras que sus compañeros practican el deporte por diversión, al punto de que algunos de ellos además tienen otros trabajos, en la mayoría de los casos como conductores de taxi o camioneros.

Por otro lado, hay que destacar que muchos de los torneos que disputa Tahití, los lleva adelante en sitios donde el fútbol no ha terminado de prender, por lo cual el técnico Eddy Etaeta ha trabajado con sus jugadores entrenaran con un equipo de música a todo volumen, a fin de “intentar recrear el clima que experimentarían en el estadio”, como él mismo explicó posteriormente.

Finalmente, tampoco podemos dejar de señalar que probablemente el mejor momento de la selección de fútbol de Tahití se ha vivido con el gol anotado frente a Nigeria, en su debut en la mencionada competencia, que ellos se han tomado a modo de premio de la vida más que otra cosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *