Dejando claro el límite

Ya sabes que, cuando se va de viaje, el dinero no se suele llevar siempre en el bolsillo; lo cierto es que se lleva en muchos otros sitios como por ejemplo en la ropa interior o en los zapatos.

La mayoría de las personas, cuando necesitan ese dinero, lo que hacen es entrar en algún sitio para sacarlo sin que se de cuenta nadie (porque no vamos a meter la mano justamente en el sujetador o los calzoncillos delante de todos, ¿no?). Sin embargo, parece que algunas personas sí que lo hacen a juzgar por la imagen de este cartel.

En él se puede leer, en inglés, que no se acepta dinero de la ropa interior. Esto es algo normal si ya han tenido algún problema. ¿Qué problema puede haber? Pues bueno, problemas muchos, desde el hecho del olor al hecho de que estén manchados.

Lo que sí está claro es que hay un límite con el dinero y a veces no a todas las personas les gusta tocar dinero que ha estado en las partes íntimas de alguien, no ya porque de asco, sino más bien porque no es algo normal. Y si lo llevas allí lo habitual es que lo lleves en un bolsito, no suelto donde pueda rozarse con otras cosas.

Pero por lo menos aquí vemos que alguien se atreve a decir algo así. Otra cosa es que una persona tenga que ver cómo pagar si no tiene dinero en otro sitio de su cuerpo. O bien limpiarlo antes, o perfumarlo, todo puede ser, ¿no crees?

En España creo que no he visto ninguna tienda que lo ponga pero si tú lo has visto me gustaría que nos dejaras algún comentario.

Vía: Nothing to do with Arbroath

Un pensamiento en “Dejando claro el límite”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *