Dejar de fumar

Dejar de fumar en muchas personas no es tarea fácil, ya que el nivel de adicción a esta droga en la mayoría de  personas es muy grande, debido a la cantidad de tiempo que llevan consumiendo este producto. Cuando se empieza en edades tempranas o sea, en la adolescencia y la juventud, el nivel de adicción se eleva, así también la posibilidad de dejarlo es menor, ya que cuando se empieza muy joven, tendemos a ingerir más cantidad de nicotina a nuestro cuerpo. Esto es solo cuestión de tiempo ya que si empezamos más jóvenes, llevaremos mucho más tiempo fumando que una persona que ha empezado a fumar a edades más tardías.

Las consecuencias perjudiciales de empezar a fumar en la adolescencia son múltiples, ya que es una etapa en la que el organismo es más receptivo a cualquier cosa que le introduzcamos en él , es por esto que perjudica al crecimiento de muchos jóvenes y a su normal desarrollo que, en esos momentos, está teniendo su esplendor.

dejar de fumar para un fumador supone un esfuerzo muy grande, ya que los componentes introducidos por largos periodos de tiempo por nosotros mismos, hace que nuestro cuerpo esté totalmente habituado a tenerlo dentro, entonces a la hora de dejarlo, produce un sinfín de  número de síntomas adversos, que el individuo tendrá que afrontar, como: intranquilidad, ansiedad, sobrepeso, insomnio, etc. Todo esto producido por una droga que, poco a poco, en la sociedad actual es peor vista, ya que la población se está concienciando en que las drogas, en general, son una esclavitud en la vida del que las consume.

Fuente: Young womens health

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *