Del primer calendario a los calendarios personalizados

Los calendarios… Cualquier persona diría que son tan antiguos como la misma humanidad pero, sin embargo, eso no es del todo cierto. Aunque ahora parece que su uso es mucho más homogéneo y generalizado, existen un sinfín de calendarios diferentes en el mundo, ¿te apetece conocer algunos de ellos?

El calendario es en sí mismo una de las maneras que los seres humanos idearon para contabilizar el transcurso del tiempo. Normalmente, la gran mayoría de calendarios se basan en la organización cronológica de las actividades humanas.

El calendario solar

Este es el tipo de calendario más común en Occidente, con el que posiblemente todos estamos familiarizados.   El calendario solar es aquel calendario cuyos días indican la posición de la Tierra en su revolución entorno al Sol, es decir, lo que conocemos como invierno, primavera, verano y otoño. Los calendarios de este tipo cuentan con un año de 365 días, que se amplía normalmente agregando un día extra en los años bisiestos.

El primer calendario solar fue el calendario egipcio, otros calendarios que incluyen este sistema son el calendario juliano y el calendario persa.

El calendario lunar

Como su nombre indica, el calendario lunar calcula el paso del tiempo según los ciclos de la luna. En este calendario, a cada período comprendido entre dos momentos en que la luna se halla exactamente en la misma fase se le llama “mes lunar”. Históricamente, este periodo ha sido utilizado para calcular ciertas regularidades en la Naturaleza, como el ciclo sexual de las mujeres o las mareas. Como suele haber doce meses lunares por cada año solar, a la repetición de doce lunas se la llama año lunar.

El calendario inca o el calendario musulmán son ejemplos de calendario lunar.

Aunque estos son algunos de los sistemas para medir el tiempo más comunes, actualmente coexisten unos cuarenta calendarios en el mundo que no tienen nada que ver unos con otros.

Calendarios personalizados

A lo largo de la historia, los ciclos naturales o la religión han estado estrechamente ligados con los diferentes tipos de calendarios. Todo ello se debe a que los calendarios son una creación totalmente artificial pero, a la vez, imprescindible para la organización de las civilizaciones.

De hecho, la evolución ha hecho posible que los seres humanos de hoy en día puedan diseñar ellos mismos sus propios calendarios personalizados, seguro que esto no era posible cuando se creó el primer calendario solar.

Los calendarios personalizados son una herramienta de organización ideal tanto en casa como en la oficina. Planear su rutinario día a día será mucho más agradable si cuenta con un calendario personalizado con fotos de su familia o amigos.
Calendarios personalizados de pared en el comedor, calendarios personalizados de bolsillo en la cartera, calendarios personalizados imantados en la nevera, calendarios personalizados de mesa en el escritorio… La organización de nuestro día a día no sería posible sin estos pequeños artículos que son siempre de infinita utilidad. Por ese motivo, los calendarios personalizados son el elemento ideal para regalar tanto a otros como a uno mismo.

Fuente imágenes: imagen 1 e imagen 2

Un pensamiento en “Del primer calendario a los calendarios personalizados”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *