Denuncian a un cartero por robarse las cartas

Cartero roba cartas

El trabajo de un cartero es tan sencillo y complicado como cualquier otro. Tienes sus derechos y obligaciones, y es necesario en cualquier ciudad. Ahora bien, así como quien se encarga de trabajar transportando dinero para un banco sabe que no debe robar el metálico, es evidente que los carteros saben que no pueden robarse las cartas. Sin embargo, uno de ellos ha pecado, y para colmo, su caso recorrió el mundo.

Es que un cartero de la localidad de Overijse, en los alrededores de Bruselas, Bélgica, ha copado los diarios de todo el planeta en estas horas, cuando se supo que fue despedido por guardar en su casa cerca de 500 cartas que nunca llegaron a manos de sus destinatarios y que abrió para leerlas. Increíblemente, como única defensa al respecto sólo llegó a comentar que “todo sucedió sin intención”.

En este sentido, el portavoz de la empresa belga de correos Bpost, Fred Lens, en la que trabajaba este hombre cuya identidad no fue difundida, explicó que a nivel profesional, el trabajador había violado al menos tres reglas básicas que hacen al empleo de cartero: “la retención, la apertura y el robo de correo”. Si cada una de ellas equivale al despido inmediato, podemos imaginar lo que sucedería al juntarse tres de ellas.

Para colmo de males, y aunque la empresa está trabajando en este momento en intentar que cada una de las misivas lleguen a las personas para las cuales fueron escritas y enviadas, no es nada sencillo, ya que en muchos de los casos este cartero ladrón arrojó los sobres a la basura, por lo que es muy difícil dar con las personas o sus direcciones postales.

Finalmente, aunque los representantes de la misma compañía informaron que todos los carteros saben de la “importancia de la inviolabilidad del correo”, suele ocurrir un caso de estos cada uno o dos años en alguna parte del mundo, y lamentaban profundamente que en esta oportunidad habían sido sus clientes los perjudicados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *