Dinero fácil II

Su director, Jorge Daniel Espinosa, hace un buen trabajo, con un cine muy directo, que se va asentando a medida que avanza la película, ya que la primera parte de la misma presenta un montaje quizás demasiado directo, a saltos, que no deja empezar a disfrutar. La parte final, que quizá puede parecer menos innovadora, es en cambio emocionante, trepidante, y te tiene con el alma en vilo durante media hora donde se suceden situaciones límite y momentos realmente duros. El trabajo del director ha sido reconocido y ya ha dado el salto a Hollywood y prepara la película Safe House, con Ryan Reynolds, con estreno en 2012 (donde también contará con el Joel Kinnaman).

Los actores hacen un trabajo más que meritoria. El actor principal, Joel Kinnaman, resultado imponente en la pantalla, pasando de la elegancia en el patetismo del que se encuentra en un mundo que le viene realmente grande (también ha dado el salto a los EEUU siendo co-protagonista de la serie The Killing que se estrenará próximamente en nuestro país). Matías Padín Varela también hace un buen papel, y sólo cabe destacar, como anécdota, la dificultad para entender las su parte del guión en castellano. Por último quisiera destacar el papel Dragomir Mrsic, el duro yugoslavo, que con un papel en un principio con menos matices, consigue transmitir miedo, lástima, ternura o asco con una naturalidad sorprendente.

Se trata, pues, de una película interesante, dramática y cruda, que supone una novedad interesante en la cartelera para aquellos que busquen un producto diferente, aunque bien presentado y muy disfrutable.

Fuente: europa press

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *