El acné

En esta etapa de la vida, el acné suele ser un verdadero problema especialmente al momento de salir a la calle o de ir a una fiesta o evento social.

Sin embargo, el mismo puede hallar solución con unos simples pasos.

Es fundamental la limpieza de la piel a diario, utilizando para ella un jabón según la necesidad de cada sujeto en cuestión, con una frecuencia de dos o tres veces al día. En cuanto a los jabones con que se efectuará dicha limpieza, se recomienda tener presente que contengan  un PH similar al  de la piel.

Otra opción la ofrecen los jabones ya preparados para tratamientos específicos, los cuales se sugieren sean recomendados por un profesional, como es el caso de los jabones antisépticos, anti – seborreicos o exfoliantes, entre tantos otros que hoy conocemos en el mercado.

En aquellos casos de acné más severo, los tratamientos deben combinar una serie de cremas, antibióticos y hasta tratarse en gabinetes. Desde ya que en estos casos las recomendaciones deben ser propuestas por un médico dermatólogo, ya que los productos que deben aplicarse a la piel, son de máximo riesgo, de altos niveles de toxicidad.

La hidratación de la piel con el simple uso de agua de canilla, a diario con una frecuencia de dos veces por día, es una opción muy útil, ya que la producción de grasas sobre el cutis impide la respiración del poro. Existen ciertas cremas y emulsiones hidratantes, pero estas deben ser recomendadas por un profesional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *