El amor de un robot

Seguro que puedes acordarte de alguna película en la cual se haya tratado a los robots y los sentimientos humanos, películas en las cuales uno ha pensado si un robot puede tener sentimientos, no los que nosotros le programamos sino sentimientos reales como un humano, amor, celos, odio, resentimiento, cosas así.

Eso por un lado sería algo bonito porque, mirándolo bien, hablamos de una máquina, no de un ser humano, y querría decir que los sentimientos no es solo algo de los seres vivos sino de cualquier objeto, persona, cosa que haya (es eso o que nosotros lo dotamos de esos sentimientos).

Sin embargo, parece que hasta las galletitas de la suerte están a favor de que los robots tengan sentimientos y ya te auguran lo que pasaría si los tuvieran, uno tan hermoso como el sentimiento del amor.

En inglés la imagen ya nos deja claro de qué va pero para aquellos que no sepan mucho inglés aquí te pongo su traducción: “Si un robot promete amarte para siempre, significa eso. ¡Los robots nunca mueren!”

Si analizamos objetivamente la frase puedo decirte que hay varias partes en las que quizás se fallara como lo de no morir nunca, no, no mueren, pero quedan obsoletos, y se deterioran… No morirían pero llegaría un momento en que no podrían hacer nada más que contemplar la vida a través de sus ojos, si es que tienen.

Y amarte para siempre… Supongo que será hasta que uno muera ya que el robot se quedaría solo, o moriría con nosotros.

Sea como sea, una galleta parece augurar las futuras relaciones amorosas de las personas y lo que los robots pueden llegar a convertirse si no somos capaces de encontrar el amor en personas de carne y hueso (que eso está mucho más difícil aún).

Vía: Kuwaton

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *