El antes y el después

Ya sabes que las imágenes de modelos, revistas periódicos y demás no has de creértelas al cien por cien porque, todas ellas (o casi todas, supongo que habrá una mínima parte que a lo mejor no necesitan gran cosa) están retocadas con un programa de imágenes (el más conocido, el photoshop).

Sin embargo, tú solo ves una parte del mismo, el final pero, ¿cuál era el antes? Pues eso es lo que ahora está saliendo a la luz. Por ejemplo, lo viste el otro día con la foto de una famosa periodista de un canal de televisión, cuando salió en la revista. ¿Alguien puede decir quién es la de la portada y quién la de verdad? Porque si, se parecen, pero donde debería haber un montón de… Hay una piel suave, tersa, delgada, brillante…

Y no es la única, casi todas las fotos pasan por ese proceso, unos más y otros menos, claro, pero eso es engañar a las personas y darles una concienciación de que, si no eres así, no eres nadie, de recriminar a las personas que están en carnes y muchas más cosas que seguro conoces.

Mira estos ejemplos.La foto que inicia el artículo; ¿piensas que se puede engañar de esa manera? Porque la modelo es de una marca de cremas, ni por asomo por echarte la crema vas a quedar como esa modelo (porque por ahora el photoshop es para las imágenes, no para la vida real).

O échale un vistazo a la fotografía de arriba. Hay tres personas que han sido retocadas un antes y un después. La primera el retoque, bueno, ha suavizado la piel y el pelo, puesto un lunar inexistente y, dentro de lo que cabe, no hay mucha diferencia, pero, ¿y el chico? ¿Y la otra chica?

Quizás tengas que replantearte si odiar tu cuerpo o, de una vez por todas, darte cuenta de la realidad: los cuerpos 10 no existen (y si los hay, son escasos).

Vía: Wired

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *