El conejo y la tortuga

Aquí tenemos algo que nos hará pensar.

Primero veamos a un conejo. El afortunado corre y salta todo el día. Come fruta y verdura y tiene sexo diez veces diarias. Pero solo vive 15 años el pobre.

Ahora veamos la tortuga. La tortuga no corre ni salta, se queda parada en el mismo sitio horas y horas y le cuesta andar horrores. Come de todo y en grandes cantidades. Está siempre sin hacer nada, tirada a la “bartola” como se suele decir. Y vive 450 años.

¿A qué conclusión llegamos? Pues a una que muchas aceptarán: ¡A la porra la dieta y el ejercicio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *