El problema de la bebida

Creo que la cita de hoy no tiene mucho para ser explicada porque seguro que has pasado por ello alguna vez. Cuando te sientes mal, en el caso de los hombres sobretodo, porque las mujeres, queramos o no, a lo primero que acudimos es al chocolate, aunque sepamos que no es lo mejor que deberíamos hacer, recurren a la bebida, en un intento por hacer que la mente se olvide de todo, que deje de repetir la escena o las palabras.

Pero es que ahí no se queda. Porque, ¿qué pasa cuando se celebra algo? También se bebe, como si el alcohol fuera lo mejor para las celebraciones (no es por nada pero si el alcohol en las malas situaciones te hace olvidar, también lo hará en las buenas situaciones y no creo que quieras perderlas).

Sea como sea, también se bebe, para celebrar, como he dicho antes. Pero, ¿y si no pasa nada? ¿Y si consideras que tu vida es aburrida y no tienes ningún aliciente, quizás un amor o algo que te haga sentirte satisfecho? Pues para eso… bebemos… Lo que me lleva a pensar, ¿es que el hombre solo sabe beber para cambiar las cosas?

Si hay una mala situación, entonces cambia la situación, no dejes que nadie te venza por unas palabras o algo que has vivido. Si hay una buena situación, no hagas que el alcohol te deje olvidar, porque esas buenas noticias, momentos, etc. pueden ayudarte en los malos. Y si no hay nada… pues quizás es hora de echarte la montura encima y buscarlo tú mismo o tú misma. No te quedes sentado esperando.

Pero la bebida no suele ser la solución y, como dicen muchos, las soluciones no están en el culo de una botella.

La cita es de Charles Bukowski, y tiene mucho de razón. A lo mejor así conseguimos cambiar el problema de la bebida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *