El trabajo actual

Antes el trabajo era calificado casi como una esclavitud, ya fuera un trabajo pesado o no. Siempre debías estar pendiente de todo lo que hacías, bueno, como ahora, puesto que has de llegar a tu hora, has de trabajar tantas horas como dice tu contrato, incluso más horas porque has de echar extras o terminar algún trabajo.

En el caso del trabajo actual nos pasa igual. Antes el trabajo era agotador. Si trabajaban con papeleo tenías que estar escribiendo casi 8 horas y después la mano te dolía en casa por haberla usado todo el día. Si trabajas en una recepción debías tener un libro de registro para apuntar absolutamente todo.

Ahora el trabajo implica, en casi todos los casos, un ordenador, y éste también se ha vuelto una esclavitud para nosotros porque… ¿cuántos de nosotros hemos estado horas sentados delante del ordenador trabajando? Una está ahora mismo aquí.

¿Qué ocurre con los trabajos así? Pues que, algunos, están bien pagados, otros no tanto, pero es una forma de esclavitud en el sentido de que has de estar pendiente del ordenador, de la conexión a internet algunas veces, para poder hacer tu trabajo. Y a veces te acabas por acostumbrar a estar conectado en cualquier momento para lograr no perder el trabajo.

El nuevo trabajo lo único que ha hecho, a mi modo de ver, es esclavizarnos, aunque solo sea de una manera sutil, algo que sin duda no nos hemos dado ni cuenta pero ahora, cuando el ordenador se estropea o pasa algo con la conexión nos sentimos perdidos y sin saber hacer nuestro trabajo, cuando tiempo atrás hemos podido hacerlo sin problema.

Al menos habrá que ver qué tipo de trabajo nos depara aunque ya lo vamos viendo. Trabajo en casa, sin salir, sin atascos, aunque haya que crear horarios para no volvernos adictos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *