El trabajo en casa

Cuando le dices a tu familia y amigos que tu trabajo no es un trabajo normal, que no has de salir de casa para hacerlo sino que te sientas en el ordenador y te pones a trabajar mandando todo lo que necesitan los demás a través del correo electrónico, que puedes hacer lo que quieras mientras estás allí trabajando y que además no has de estar “presentable” mientras trabajas, seguro que te sueltan algunas palabras que te hacen sonreír.

Pero la verdad es que, lo que en realidad es el trabajo en casa, y lo que uno se imagina, dista mucho uno de otro. Por ejemplo, tanto los clientes como los jefes se creen que estás en un despacho de lujo con ordenadores por todos lados y con una forma de trabajar única revisando cada pantalla, haciendo un trabajo completo, pendiente de todo.

Después están tus amigos que piensan que puedes estar en cualquier parte, incluso en la playa, tomando el sol y trabajando como si nada, como si el trabajo no fuera tan importante. O la imagen que tus colegas ven, la de trasnochar, quedarse en la cama, no trabajar más que unas horas y ya. En eso también coincidiría tu novia, pero dándole más tiempo a ella que a otra persona.

Después llega la realidad. Y la realidad es que el trabajo online o en casa es un trabajo que requiere tiempo, Si, es cierto que puedes hacerlo en la cama, pero ni mucho menos es tan divertido como muchos piensan, es un trabajo igual que los demás pero quitándole atascos, tener que vestirte, desplazarte a otros sitios, etc.

Y tiene un problema más, la dificultad de desconectar después, siempre piensas que si trabajas un poco más podrás tener descanso al día siguiente, pero en realidad no es así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *