El video más emotivo del 2013

True Move H

El mundo de la publicidad suele apostar por elementos comunes, y casi siempre relacionados con las risas y la gracia que puedan provocar sus creaciones. Por eso podemos sentirnos agradecidos cuando surge un nuevo video como éste, presentado recientemente por la firma telefónica tailandesa True Move H, que ha conmovido a los especialistas de todo el mundo por su alto mensaje emotivo.

El video, que ya lleva más de nueve millones de visitas en YouTube, apuesta por una visión de un “mundo feliz” que se sale directamente de las ideas que tenemos siempre al respecto de estas situaciones. Lo más interesante del caso, claro, es que han podido realizar una gran publicidad sin mostrar ni siquiera un móvil.

De qué se trata?

Lo más importante evidentemente es el contenido del video, y por eso vamos a citar a los medios locales, que explican -como se puede ver el video- que todo comienza cuando una farmacéutica sale corriendo en busca de un pequeño ladrón, al que logra atrapar. Cuando le pregunta por qué roba los medicamentos, él le dice que su madre los necesita. Al instante sale un comerciante de otro local, y paga los remedios para el chico, además de darle comida. El niño sale corriendo.

Acto seguido, la historia avanza 30 años en el tiempo. En ese momento, se ve a un mendigo pidiendo comida en las calles, algo común en Tailandia, donde la pobreza es evidente para muchos. Allí se ve que el hombre le da una bolsa, colapsa y se golpea la cabeza. El costo de los gastos médicos para salvarle la vida es de 25.000 dólares. Imposible de pagar para su hija.

Prajak Arunthong es un prestigioso médico del mismo centro de atención médica. Cuando conoce el caso, decide solventar los gastos por su propia cuenta, evitando que la mujer tenga que vender el local de su padre, todavía internado. Con una firma, añade en una carta: “Todos los gastos fueron pagados con tres paquetes de analgésicos y una bolsa con sopa”. Claro, el doctor era aquel pequeño. Emotivo, verdad?

http://youtu.be/E3pWLrSscYA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *