Empuja, empuja!!

Los animales, para muchas personas, se han convertido en parte de la familia y, para algunos, esa mascota no se ve realmente como un animal sino como un miembro más de la familia lo que hace que hagas cosas con él o ella que harías con una persona de verdad.

Hace unos años, en televisión, vi cómo una mujer, al llegar determinada hora, dejaba su entrevista (un programa de tertulia) para darle un yogur a su perro, además con cuchara, y poniéndole un babero. Como si fuera un niño pequeño cuando sabemos que no lo es.

Esta imagen no es lo mismo, aunque podría estar a la par, pero creo que aquí podemos ver una forma de diversión para los perros que además le gusta, al menos a este, porque la carita que tiene, la que se ve claro, es de diversión.

Si no te has dado cuenta, está en un columpio. Hay algunos que son así, para los bebés, de tal forma que quedan protegidos para que no se caigan mientras los empujas un poco y que noten el balanceo. Pues el perro, como si fuera un bebé, está colocado para que no se salga y parece que quiere más de ese divertido juego.

No se si realmente querrá o no pero es bonito ver un perro pequeñito (porque no creo que sea muy grande) siendo balanceado de esa forma. Seguro que llamará la atención de todos los que haya en el parque, o al menos de los que se acerquen al columpio.

Quizás la pregunta que hayas de plantearte es si los animales los tratamos como animales o como personas pequeñitas porque, al fin y al cabo, no dejan de ser animales que, si bien están domesticados, tienen su instinto salvaje aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *