Estudian a un hombre incapaz de engordar

Tom Staniford

De seguro nos ha pasado alguna vez que creemos que es imposible que por poco que comamos podamos bajar algún kilo, o al menos se trata de una situación que algún familiar puede haber vivido en determinado momento. Aunque no lo sepas, no obstante, en el mundo también habitan personas que han demostrado que su cuerpo es peculiar por otra razón, concretamente, porque son incapaces de engordar.

Este es el caso concreto de un atleta paralímpico británico de 23 años, que ha sido diagonisticado con el síndrome de MDP, lo que supone el inicio y la explicación concreta de la delgadez extrema que demuestra no sólo en competencia cuando se realiza un gran desgaste, sino también en cualquier momento de la vida cotidiana.

Tom Staniford, como se llama este hombre que de hecho ha sido denominado por muchos como “el que no puede engordar”, sabe ahora que sufre una mutación genética que no le permite acumular grasa bajo la piel, mediante la problemática antes mencionada, y es por eso básicamente que luego de años de intentar aumentar su masa muscular, se ha dado cuenta de que es una batalla perdida.

Hay que destacar, en el mismo sentido, que los médicos que se han encargado de analizar el caso de Staniford, han señalado que “se trata de una mutación genética extremadamente rara y compleja en la que el gen POLD1 sufre una anomalía que da lugar a una enzima defectuosa, crucial para la replicación del ADN. Esta patología afecta sólo a ocho personas en el mundo, entre ellas el propio Tom”.

Lo peor del caso es que, debido al tipo de competencia en las que suele participar, y a esta anomalía genética, Staniford se ha encontrado con que le es prácticamente imposible remediar el dolor de sus pies, dado que no posee en ellos amortiguadores naturales en su cuerpo, y es por eso que utiliza una protección especial ante eventuales caídas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *