Cómo evitar mojarse bajo la lluvia

La escena es bastante típica. Comenzamos a aminar desde casa hacia el trabajo o la Universidad, o por qué no nos dirigimos también a visitar a un pariente, y el cabo de unos minutos, esa amenaza de lluvia se vuelve realidad, planteándonos un dilema por demás conocidos, basado sobre todo en cómo deben ser nuestros movimientos para evitar mojarnos demasiado.

Pues bien, en este sentido hay que destacar en primer lugar que si bien el razonamiento lógico de las personas es que a cuanta mayor velocidad vayan, podrían mojarse menos, también podemos interpretar que, al contrario, en ese caso uno estaría exponiéndose a una mayor cantidad de gotas sobre su cuerpo.

De hecho, al respecto han estado trabajando en los últimos tiempos distintos especialistas de diferentes partes del mundo, con la intención de poder dar una respuesta a las personas que se ven continuamente aquejadas por esta problemática, para conocer cuál es la velocidad exacta que uno debe mantener si, efectivamente, quiere mojarse lo menos posible debajo de un chaparrón.

En este sentido, sobresale la valoración realizada por Franco Bocci, cuyas investigaciones fueron publicadas por la revista European Journal of Physics, en las que asegura que la respuesta a este dilema se ve reflejada en aspectos que parecen secundarios, como por ejemplo “la dirección del viento y la estatura de la persona“, por lo que cada caso es distinto a los demás.

Este especialista ha determinado que si bien en la mayoría de los casos puede aconsejarse que uno intente correr lo más rápido posible, como el conocimiento popular indica, también existen otros de ellos en los que se recomienda, cuando las ráfagas del viento son fuertes, o las personas muy delgadas, disminuir la marcha para mojarse un poco menos, algo que pocos de nosotros podríamos llegar a haber puesto en práctica de no ser porque la ciencia lo aconseja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *