Explicaciones

Cada vez que hacía el amor, el marido insistía en que fuera a oscuras, cerraban ventanas, apagaban luces, todo. No se veía nada.

En un principio la mujer pensaba que su marido era muy pudoroso, pero claro, después de 20 años a la mujer se le hacía cada vez más ridículo, así que formuló un plan para quitarle ese mal al marido.

Una noche, durante una sesión salvaje, en medio de gritos y romanticismo carnal, ella encendió las luces repentinamente.

Y cual sería su sorpresa al mirar hacia abajo y ver que su marido tenía un consolador enorme, y por si fuera poco, lo suyo lo tenía completamente caído como una salchicha del Carrefour.

Se volvió loca, se puso histérica, los que habían sido gritos de placer se convirtieron en insultos.

IMPOTENTE, POCO HOMBRE!, le gritó. ¿Cómo pudiste estarme engañando todos estos años?
¡Desgraciado! ¡Mas te vale que me vayas dando una buena explicación!

El esposo, sin inmutarse con mucha calma le responde mirándole fijamente a los ojos:

Está bien, yo te explico lo del juguete durante estos veinte años, y luego tú me explicas lo de los niños.

Vía: Rufadas

3 pensamientos sobre “Explicaciones”

  1. Vaya… ¡otro post mío! ¿Y áun no estoy en vuestro blogroll de favoritos después de todo? Ja, Ja…
    ¡Me alegra que os gusten mis chorradas!
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *