Fuego

El fuego ya sabes que es una de las peores cosas que pueden sucederte porque, en cuestión de segundos, si se prende fuego algo, acaba completamente inservible y si encima te toca a ti puedes quedar dañado de por vida.

Por eso, en el papel, y para los dibujos que hay en los papeles, también hay miedo por el fuego como puedes ver en la imagen. En ella te das cuenta del miedo que algunos dibujos pueden tenerle al fuego y a que se aproxime haciéndole mucho, mucho daño.

Por ejemplo aquí, donde vemos a un joven tratando de soplar para que se extingan las llamas que en un principio intentan alcanzarle y amenazan con llegar hasta él y hacerlo desaparecer.

Supongo que al final no le habrá dado tiempo a apagarlo y el dibujo ha quedado desaparecido en las cenizas pero al menos el hombrecillo ha hecho todo lo que ha podido por intentar salvar su vida, o el trozo de vida que era su papel donde estaba dibujado.

El fuego arrasa con todo a su paso así que hasta los dibujos los temen. Y si no, ¿crees que los libros que quemaste siendo estudiante no te temían cuando llegaba fin de curso? Porque sí, había muchos que, al llegar fin de curso, montaban una fogata para quemarlos y bailar y beber por acabar los exámenes y aprobar. Ya después te hacías cargo de la bronca de tus padres o del hecho de no haber aprobado sino suspendido y ahora estar sin libros.

Vía: El Guindilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>