Gana 50.000 dólares pero sigue viviendo en una carpa

hombre loteria carpa

El ganar un premio de la lotería supondría para varios de nosotros un cambio total en nuestra forma de vivir, y eso que en la mayoría de los casos tenemos acceso a todas las necesidades básicas. Sin embargo, como para dar la razón a aquellos que dicen que el hombre es un animal de costumbres, tenemos el caso de un norteamericano, vagabundo, que se ha alzado con 50.000 dólares en premios, pero que sin embargo prefiere seguir viviendo en su carpa.

De hecho, se trata de Dennis Mahurin, un vagabundo que ha estado viviendo en una carpa instalada en la zona boscosa de Bloomington, Illinois, desde hace 35 años, y quien luego de jugar a la lotería la semana pasada, se ha enterado de que es el afortunado ganador de una suma cercana a los 50.000 dólares, lo que le sería suficiente para comprarse un buen departamento en una zona urbana local, e incluso invertir en algún negocio.

Este hombre, famoso en la región por andar recorriendo los bosques locales con su larga barba a cuestas, anuncia rápidamente a los medios que tiene 58 años, y que cuando le informaron acerca de la cantidad de la que se había hecho, acreedor, no lo podría creer, ya que sólo había comprado el billete de tres dólares en una gasolinera cercana, por curiosidad.

De hecho, en un principio confesó que si bien se sabía ganador de un premio porque había escuchado algo así en la radio, fue a la tienda en busca de unos 1.000 dólares, de modo que su sorpresa fue mayúscula al enterarse de que en realidad se había llevado 50 veces ese valor, aunque el mismo no significa que vaya a abandonar su estilo de vida.

“Está en mi vivir en las calles y en el bosque, y soy feliz de esa manera”, aseguró el afortunado hombre, quien agregó que utilizará la suma para comprarse una nueva carpa, hacerse un tratamiento dental, y visitar a su hijo, a quien hace mucho tiempo que no ve. Además, regalará 100 dólares a cada uno de sus compañeros vagabundos, mientras que el resto lo guardará para cuando sea necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *