GPS suicida

gps

No sé vosotros pero, para mí, en la ciudad en la que vivo, el invento del GPS no me sirve para nada. Y lo mismo debió pensar una mujer que, en Moscú, se empotró contra un puesto de la policía de tráfico por seguir las instrucciones que le decía su GPS. Ella realizó un giro donde no había ningún desvío, según le decía el GPS y lo segundo que vio fue el puesto de policía y otro vehículo que también chocó contra ella.

La mujer se considera inocente pues ella seguía instrucciones del navegador aunque ya sabemos que, aunque uses un GPS y este te diga algo que está mal no te exime de respetar las señales de tráfico.

Los GPS hay que actualizarlos como mínimo cada 3 meses pero el problema radica en que los Ayuntamientos y ciudades cambian el sentido de las calles y cortan algunas sin siquiera avisar, por lo que los accidentes aumentan.

Un pensamiento en “GPS suicida”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *