Habitaciones multifacéticas

Un gran desafío para los jóvenes y adolescentes de todo el mundo, es lograr hallar en su habitación su especio personal y privado.

Generalmente, el problema más grande es poder coordinar con los padres, en cuanto a la decoración que pretenden uno y otro. Los más jóvenes implementan ornamentaciones más agresivas y rockeras, mientras que los adultos pretenden seguir con la línea de la casa en general.

Pero sin embargo, a través de una serie de truquitos muy ingeniosos, ambos estilos pueden combinar tranquilamente, ya que el temor más grande de los adultos cuando los hijos proponen la remodelación del cuarto, esa que se entusiasmen pintando o cambiando alguna estructura definitiva del cuarto.

Una buena opción es utilizar pósters o fotos gigantes de tus artistas favoritos y adherirlos a la pared con cintas que permitan al tiempo retirarlas sin perder la pintura de base. En este caso se pueden agregar a la imagen general guitarras, estrellas, las letras con el nombre del artista o grupo, etc., armando así un collage con ellas.

Otra opción es decorar las cortinas, para las cuales pueden comprarse géneros relativamente económicos y adornarlos al gusto personal.

Una idea que vi recientemente en un cuarto adolescente y me ha encantado, es la de conseguir una caja de material resistente y pintarla en negro profundo, tanto por fuera como por dentro, y luego decorarlo por fueras con figuras metalizadas. Dentro de las mismas se pueden guardar objetos varios.

Como verán, una habitación con estilo propio es posible, claro que sin perder por ello, las características propias del cuarto.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *