Indonesia establece trenes sólo para mujeres

En un contexto internacional, al menos en el lado occidental del mundo, en el que se busca que hombres y mujeres tengan cada vez más posibilidades semejantes, compartiendo muchos de los elementos que unifican sus vidas, en Indonesia el gobierno local ha sorprendido al anunciar el lanzamiento, en las últimas horas, de trenes para ser utilizados de forma exclusiva para mujeres, los cuales se convertirán, por qué no, también en un atractivo turístico.

Lo cierto es que se trata de ocho trenes especiales, los cuales sobresalen a simple vista, ya que se encuentran cubiertos de elementos rosados, del mismo modo en el que se suele caracterizar a las mujeres en muchos estándares internacionales, siendo el celeste para los hombres, y que en este caso, hacen el viaje cada día laborable entre la capital, Yakarta, y la ciudad de Bogor en el sur, acompañadas sólo por su propio sexo.

Pero para entender el por qué de esta curiosa medida tomada por las autoridades indonesias, se debe tener en cuenta también que en los últimos meses habían recibido numerosas quejas de acoso sexual en las rutas regulares de trabajo que llevan a cabo muchas de ellas, y tras analizar diferentes alternativas, finalmente se acordó que la mejor salida posible era la de inaugurar estos trenes.

Para colmo, el problema fundamental era que las mujeres se quejaban especialmente de recibir este acoso en las horas pico del transporte, de modo que se hacía mucho más difícil poder establecer una solución para controlar a la enorme cantidad de hombres que solían viajar junto a ellas en este tipo de trenes, los cuales van llenos a más no poder en los horarios de trabajo de las personas.

Sin embargo, un proyecto permitió obtener una solución acorde a todas las partes, proponiendo que un porcentaje de los trenes que se utilizaban habitualmente en la misma hora pico, sean transformados directamente para que sólo las mujeres tengan acceso a ellos, dejando los otros para el acceso del público total, es decir, tanto de hombres como mujeres indiscriminadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *