Esos maratones de juegos de mesa…

Los que han vivido en los ochenta o han heredado juegos de sus hermanos mayores probablemente hayan jugado, en algún momento de su infancia, con los Juegos Reunidos Geyper o alguna de sus imitaciones. Esta caja mágica contenía lo necesario para que amigos o familiares pasaran horas y horas jugando a decenas de juegos para los que sólo era necesario tener un tablero y sus fichas correspondientes.

Los Juegos Reunidos surgieron en torno a los años 60 y se vendieron en varios packs de entre 10 y 55 juegos. Dentro tenías un maravilloso universo de juegos de tablero entre los que podías encontrar clásicos, como el parchís, el ajedrez, las damas, una ruleta… hasta otros que eran los favoritos de los niños: escaleras y serpientes y uno con unas fichas en forma de rata con las que jugábamos a todo menos al juego original.

Entre esta marabunta de juegos había un libreto que todo el mundo conocía pero que al que nadie echaba cuentas: el libro de instrucciones. A pesar de que toda la dinámica de los juegos estaba ahí, al alcance de todos, las discusiones sobre el tablero se zanjaban con una simple frase que todos conocían y que parecía darnos la autoridad suprema siempre que fuésemos el dueño del juego: “¡En mi casa jugamos así!

El autor de estos juegos fue Antonio Pérez Sánchez, que falleció ayer a los 94 años. Además de compilar todos estos juegos en una caja para la familia, demostró ser todo un visionario en esto de la diversión infantil. ¿Sabes que también fue el creador del Geyperman y de los walkie-talkies de juguete?

Si te ha dado nostalgia después de leer este post, puedes encontrar una nueva edición de los Juegos Reunidos de la mano de Bizak, que decidió volver a comercializarlos casi quince años después de que la empresa cerrase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *