Justin Bieber

Justin Bieber es un chaval que con tan sólo 16 años, produce desmayos, lágrimas histéricas y frenesís apasionados entre las adolescentes. Este cantante canadiense está causando furor con su flequillo casi tatuado con laca sobre su frente.

Los especialistas lo analizan con compasión, pues la salud mental de este muchacho no está preparada para llevar una vida así en esta edad y salir de esto como si nada hubiera pasado. Los devoran como un conejillo indefenso ante una marabunta.

El exceso de fama y la gloria temprana puede destruir mentalmente a cualquiera que esté equilibrado. Es un efecto que se produce en cualquier ser humano desde hace miles de años. Un hecho histórico que pudiera ser comparativo a este fenómeno es lo que ocurría en la Antigua Roma cuando a los generales se les concedía los desfiles de triunfo en sus victorias, se les colocaba al lado de ellos un esclavo para que le fuera susurrando que recordara que era mortal. Se contrarrestaba así el pensamiento de que era dios, aunque esto no servía de mucho, pues sus demostraciones de soberbia las hemos podido comprobar con el paso de los años.

Con la soberbia llega la vanidad, es decir, solo escuchas las cosas buenas que dicen de ti, te asombras a ti mismo de como aquellas personas que te parecían odiosas te van cayendo mejor y viceversa, de ahí la consecuencia del término que los poderosos tienen rodeados de personas que solo saben complacerles. Todo esto tiene consecuencias fatales, las fans de este jovencito crecerán y abandonarán su adolescencia, pero Justin ya tienen un futuro difícil de abandonar.

Fuente: net joven

0 pensamientos sobre “Justin Bieber”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *