La desgracia del presidente de mesa

Tras las elecciones municipales que hemos tenido que sufrir en nuestras carnes, siempre viene bien algún chiste para reírnos de la política, y quien mejor para hacer un buen chiste que Mauro Entrialgo, dibujante en el periódico El País.

todas_papeletas.jpg
De pronto el presidente de la mesa cayó en la cuenta de que, si se rifase alguna hostia en ese colegio electoral, él tenía todas las papeletas.

Si es que la literatura del pueblo es la más sabia.

Un pensamiento sobre “La desgracia del presidente de mesa”

  1. iba una hormigita pasando por el mar, pasa un tiburón y le arranca la patita, la hormigita le dice ojalá te atores desgraciado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *