La felicidad en pastilla

La vida no siempre es de color rosa. A menudo es negra, o gris, o azul, colores que nos dicen que la persona está triste y que necesita un poco de apoyo y alegría. A veces es por culpa del corazón, que nos hace mover montañas pero, cuando esas montañas no son exactamente de las que se mueven, nos hace que el esfuerzo no obtenga resultado y, es más, que nos sintamos mal.

Por eso, hay veces en las que queremos estar solos porque estamos tristes y es, en esas situaciones, cuando estas pastillas nos vendrían sencillamente genial, porque con ellas seguro que le sacamos a más de uno una sonrisa no solo por darle las pastillas sino porque hay alguien que se preocupa por nosotros.

Así que, si eres de los o las que necesita un empujón hacia delante, qué mejor que tomarte una pastilla de estas para lograr salir adelante y, lo que es más, para poder tener en tu rostro una sonrisa, esa que ilumina tu vida y que te hace mirar al cielo y pensar que la vida no es vida porque haya alguien a tu lado sino porque puedes estar en ella y ver lo que hay en el mundo, aunque sea solo por un instante.

De hecho, estoy segura que caramelos con caritas si que podrían hacerse, de esa forma seguro que nos gusta que nos los ofrezcan, y al final sacaremos una sonrisa de lo más profundo para agradecerlo todo.

¿A qué esperas? ¿No quieres sonreír ya? La sonrisa es lo único que nadie te puede quitar porque, aunque se destruya y esconda, esa sonrisa solo aguarda para emerger con fuerza, con intensidad, para hacerte más ligero el corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *