La tabla periódica más pequeña

Estoy segura de que, si has pasado por las clases de química te habrás tenido que aprender más de una vez la tabla periódica, esa de la que al final no se acuerda ni Dios y hay montones de letras que no sabes para lo que sirven. El problema es cuando tienes que combinarlas para crear nuevos compuestos y ahí es cuando se lía todo.

Bueno, relacionado con la tabla periódica aquí tienes una curiosidad. Se trata de un cabello del químico Martyn Poliakoff que, utilizando un lanzador de iones, le bombardearon, imprimiendo de esta forma el reducido código de la tabla periódica.

Y ahora dirás, ¿y eso para qué sirve? Pues básicamente para ver que podemos hacer esas cosas aunque tiene otros usos en cuanto al almacenamiento de datos.

Vía: El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *