Lanzan una silla de ruedas controlada por el cerebro

Las sillas de ruedas son inventos realmente importantes para las personas que tienen discapacidades físicas y no pueden valerse por sí mismas, de modo que siempre y cuando se les aplique la tecnología para facilitarles aún más sus movimientos, estaremos ante buenas noticias. Es así que, recientemente, se viene trabajando en una nueva silla de rueda que podría ser controlada de forma directa por la persona que la posee.

De hecho, profesor Hung Nguyen y su hijo han probado con éxito una silla de ruedas que se puede “controlar con la mente”, de modo que entonces todas las personas que necesiten desplazarse, y no cuenten con una silla eléctrica, o simplemente no quieran molestar a alguien más, no tendrán otra necesidad que dar la orden con su cerebro al pequeño motor de la silla, que lo interpretará y llevará a cabo en cuestión de segundos.

En este sentido, no se puede dejar de tener en cuenta que los primeros estudios relacionados con la actividad eléctrica del cerebro y el uso de las ondas cerebrales, hace algunos años, no habían arrojado resultados demasiado esperanzadores, aunque está claro que no se puede decir lo mismo de este interesante lanzamiento, que ya tiene en vilo a la comunidad científica, y por que no decirlo, médica, a nivel mundial.

Concretamente, este prototipo trabaja con las señales del electroencefalograma para controlar objetos y, por ejemplo, controlar el movimiento de una silla de ruedas. Entonces, estaríamos en presencia de un aparato que funciona tanto de manera autónoma, como estamos acostumbrados, o también usando como señal de entrada la actividad eléctrica del cerebro del usuario de la silla de ruedas, la parte que se investiga, concretamente.

Hay que destacar, como detalle adicional de esta tecnología, que la idea de esta silla de ruedas controlable desde el cerebro surgió cuando el hijo del profesor Hung Nguyen, Decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Tecnología de Sidney, sufrió un accidente en una piscina que le tuvo convaleciente en una silla de rueda por varios meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *