Las ardillas rojas adoptan a otras crías

 

Ayer hablábamos del reciente descubrimiento de una especie de tortuga, que llamaba la atención de los científicos por orinar directamente desde su boca. Pues bien, pasadas algunas horas, los expertos vuelven a sorprendernos con la aparición de una especie de ardilla que tiene la capacidad de saber cuando las crías de su misma especie han perdido a sus madres, de modo que realizan una especie de adopción de ellas para asegurarse su bienestar.

Concretamente, se trata de las ardillas rojas, animales que según los especialistas científicos que las han estado siguiendo en los últimos tiempos, son capaces de distinguir a sus parientes, considerando que no suelen realizar llegadas a los seres humanos, ni a individuos semejantes a ellos a los que no consideren cercanos, pero que realizan excepciones cuando de crías indefensas se trata.

De hecho, para este descubrimiento se contó con la colaboración de científicos de las universidades de Guelph, Alberta y McGill, de Estados Unidos y Canadá, quienes han tenido la chance de observar el comportamiento de estos animales, para terminar determinando que las ardillas rojas madres, al encontrar crías perdidas sin comida, y sin sus propias madres cerca, tienen la tendencia de adoptarlas para protegerlas.

En tal sentido, quien se ha referido a este nuevo descubrimiento es uno de los especialistas, Andrew McAdam, quien ha sostenido que “los animales sociales están siempre rodeados de sus parientes, y no es extraño que una hembra adopte a un miembro de la familia huérfano, porque han pasado mucho tiempo juntos, pero las ardillas rojas viven casi completamente aisladas y son muy territoriales”, por eso lo sorpresivo del hallazgo.

Es que como puede observarse en la publicación Nature Communications, donde se encuentran todos los derivados de este descubrimiento. “Desde el punto de vista evolutivo cabe preguntarse por qué un animal adoptaría a otro en lugar de dar prioridad a su propia descendencia, que es la que le permite propagar copias de sus genes”, ha cerrado el experto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *