Las prohibiciones más ridículas contra las mujeres

Mujeres prohibiciones

Aunque en occidente las mujeres cuentan en muchos sitios ya prácticamente con los mismos beneficios, derechos y obligaciones que los hombres, en algunas otras partes del mundo tenemos que saber que aún rigen algunas restricciones para con el género femenino. Por eso, aprovechamos esta ocasión para repasar cada una de ellas, y claro, repudiarlas para que dejen de estar vigentes.

La lista, realizada por el periódico The Washington Post, comienza entonces en Arabia, donde por muy tonto que parezca, no se les permite a las mujeres manejar, e incluso ya hemos hablado de este asunto no hace mucho tiempo, cuando subimos un hit de Internet denominado “No woman, no drive”, que causa furor. Allí, las autoridades detienen inmediatamente a las mujeres que conducen.

Sin embargo, y aunque no tiene que ver con un límite propiamente dicho, sino más bien una curiosidad, no podemos dejar de mencionar lo que sucede en la India, donde el Gobierno es sumamente severo con las multas a los hombres que no usan cascos en sus motos, pero no así con las mujeres. Aunque ellos dicen que se debe a que no quieren que sus maquillajes o peinados se arruinan, otros sostienen que se trata en realidad de un menosprecio.

En Yemen, en tanto, podemos encontrarnos con una aberrante situación, como lo es el hecho de que si bien las mujeres allí pueden participar como testigos en la celebración de un juicio, a la hora de realizar los votos y consideraciones, se las toma como “medio testigo”. No sólo eso, sino que además no pueden testificar en casos de adulterio, difamación, robo o sodomía. Incluso, si no tienen permiso de sus maridos no pueden salir de sus casas.

Finalmente, en Arabia Saudita y el Vaticano, no pueden votar en ninguna de las elecciones, aunque se ha determinado que en el primero de estos sitios puedan hacerlo a partir del año 2015, gracias a un Decreto Real de hace un par de años.

Un pensamiento en “Las prohibiciones más ridículas contra las mujeres”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *