Las relaciones ocasionales

Suele ser un hecho frecuente, que en una salida con amigos o en la misma rutina diaria, nos topemos con personas que en realidad no conocemos pero que son agradables y nos dan placer al charlar o relacionarnos con ellos y de ese primer encuentro puede nacer una linda amistad.

Sin embargo, hay una serie de detalles que deberán tomarse en cuenta a la hora de entablas conversación o algún tipo de relación con quienes hemos conocido de este modo.

Por ejemplo, no es recomendable una vez conocida la persona, en esa misma primera ocasión salir del entorno donde se encuentren nuestros amigos o las personas que nos circundan. Siempre es preferible mantenerse en un ambiente rodeado de gente, que contenga y observe a quienes están intentando establecer algún tipo de relación con nosotros, ya que si sus intenciones no son buenas, podremos ser auxiliados rápidamente.

Las mismas precauciones se deben contemplar para una segunda cita si es que existiera, es decir, si nos proponen volver a encontrarnos, deberá ser en un espacio público, donde frecuente gente y en un horario a la luz del día.

A medida que los encuentros se sigan sucediendo, conoceremos más datos de estas personas y por ende, nos sentiremos más seguros de estar con ellos y de poder intimar.

Siempre se aconseja previamente, saber algunos datos en cuanto a su vida, donde vive, su número de teléfono, sus ocupaciones, etc. Se sugiere también que se informe a alguna otra persona acerca de estas citas, como medida de precaución.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *