Llegar tarde… Bebido… Y con manchas de carmín

Esta imagen va más para las mujeres aunque también puede ser un aviso para los hombres, para que se atengan a las consecuencias. Y es que muchas veces haría falta tener mano dura en las relaciones para que nadie piense que puede ir de rositas por la vida (antes los matrimonios duraban más y eran matrimonios verdaderos, ahora parece que la gente se casa por no estar solo, pero después es lo que quiere.

El caso es que si tu marido es de los que llega tarde, puedes usar el método 1; si llega bebido, el 2 y si tiene manchas de carmín… Yo diría que el 3 apuntando a su cerebro (que no está precisamente en su cabeza).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *