Lo pegan a un váter para gastarle una broma

vater

Hay ocasiones en las que pensamos unas bromas demasiado pesadas y pensamos que son divertidas aunque, cuando nos vemos en esa situación, no creo que sea divertido lo que nos pasa.

Eso es lo que debió pensar un hombre que entró a un baño público de un centro comercial y tuvo que ser llevado de urgencias a un hospital porque alguien había echado en la taza del váter pegamento ultrarápido con el que se le habían pegado sus posaderas.

Este hecho ha ocurrido en Australia pero lo cierto es que hay muchos otros lugares donde habrá pasado. Lo que sí sabemos es de la humillación pública que tuvo que pasar este hombre por la situación en la que se vió.

Es divertida, si, pero hasta cierto punto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *