Los miedos

Como ya se ha dicho muchas veces, la adolescencia es una época de cambios, los cuales se manifiestan en el carácter. Muchas de estas manifestaciones, contienen agresividad y son demasiado repentinos. Por ello, la familia y el entorno en general del joven, no llega a comprender lo que ocurre con él.

Es muy frecuente que a esta edad aparezcan ciertos miedos o fobias. Por ejemplo, a muchos adolescentes les ocurre no querer estar en lugares rodeados de gente. Para muchos adultos, estas actitudes surgen de  la falta de confianza en sí mismos, o simplemente piensan que es producto de la vergüenza.

Si bien en ocasiones puede ser así, en muchas otras el problema es mucho más grave y profundo y requiere de ayuda de un profesional.

¿Cómo darme cuenta que tengo ataques de pánico o fóbicos?

Hay una serie de detalles que sugieren que el miedo o la simple vergüenza son algo más que eso. Por ejemplo, si llegas a un ascensor lleno de personas y al cerrase las puertas sientes que no puedes respirar, debes estar atento.

Otro síntoma es que es situaciones extremas, como dar una lección, se te transpiren las manos o tiembles como una hoja. Muchos casos de jóvenes que han estudiado para el examen y no pueden enfrentarlo, se relacionan con las fobias.

También puedes experimentar taquicardia, sudor excesivo, frío, tartamudez, etc.

Lo importante en caso de que algo de esto te esté ocurriendo, es que consultes con urgencia a un médico o psicólogo. No debes alarmarte, simplemente la consulta te sacará de dudas. Claro está, el primer paso es confiarles la situación a tus padres, ellos sabrán como ayudarte.

 

Un pensamiento sobre “Los miedos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *