Mala caída

Hay ocasiones en las que la vida parece que se pone en contra tuya y las cosas no salen ni por asomo como tú quieres que salgan con lo cual acabas sin muchos ánimos ni ganas de hacer nada. Pero si encima la cosa se vuelve cruda uno siempre se pregunta qué ha hecho para merecer eso.

En este caso creo que la cosa va a peor, a mucho, mucho peor porque cualquiera puede pensar que salir de esto va a ser muy pero que muy difícil (una ya se pregunta cómo hizo para hacerlo porque tal y como ves en la imagen se trata de un lago, o algo parecido y en la parte izquierda de la imagen tienes a un montón de cocodrilos, o se ven como cocodrilos salvo que sean otra cosa, esperando por un hombre que no se yo si va a librarse del chapuzón.

Sin embargo, no es el chapuzón lo que uno debería librarse sino de las decenas de cocodrilos que le van a caer encima para darse un bien manjar con él a no ser que tenga alguna vía de escape.

A lo lejos se ve una especie de salida pero el problema estará en llegar hasta allí y no solo eso sino también en poder alcanzarlo antes de que alguno de esos cocodrilos le den una probadita.

Si es que, la vida a veces se pone cuesta arriba y uno al final solo quiere ser feliz, pero con tanto bichejo suelto, poco feliz va a ser este hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *