Mujer brasileña sobrevive a un “arponazo”

mujer arpon brasil

A veces las personas superan todos los límites lógicos y humanos en medio de una discusión, y es en esos momentos cuando se producen muchas de las agresiones que podemos ver luego en la televisión, y que nos hacen analizar en qué estaban pensando al momento de sucedido el hecho. Pues bien, algo así sucedió recientemente en Brasil, donde una mujer estuvo a punto de perder la vida luego de recibir un ataque de arpón por parte de su esposo.

En concreto, la prensa local informa en las últimas horas sobre el curioso caso de Elisangela Borborema Rosa, de 28 años, quien se encontraba tranquila en la cocina de su casa, junto a su marido, este pasado lunes por la noche, en los mismos momentos en los que él estaba manipulando un arpón, al menos de acuerdo a las declaraciones del acusado, residente de la ciudad de Rio de Janeiro.

Entonces, unos minutos más tarde, y mientras la escena se repetía, el hombre detalla que “el arma se disparó y la lanza se introdujo en la boca y la mandíbula de Elisangela, para finalmente alojarse en su columna cervical”, diagnóstico que luego fue confirmado por los propios especialistas médicos que le atendieron, y que no podían creer que una mujer con ese cuadro estuviera con buenas chances de salir ilesa del mismo.

“Este es el primer caso de este tipo que hemos atendido en el hospital. La peculiaridad del accidente es que la punta del arpón penetró la región entre su vértebra superior y la médula espinal”, explicó al respecto el propio neurocirujano que se hizo cargo del caso, Allan da Costa, quien aseguró que se trata de una situación que es muy poco probable que pueda repetirse.

“Si el objeto hubiera golpeado sólo 1 cm más de un lado, la paciente se habría convertido en una tetrapléjica. Y si hubiera golpeado 1 cm más del otro lado o hubiera alcanzado una arteria del cerebro, ella habría muerto”, cerró el mismo experto, antes de asegurar que si bien la mujer permanecerá en observación, tiene muchas posibilidades de no sufrir consecuencias en su vida diaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *