¿Por qué celebramos la Navidad el 25 de diciembre?

Aunque no pretendemos desmitificar la Navidad, hoy te contamos algunas curiosidades que pueden explicar por qué celebramos esta fiesta precisamente en estos días. Si te ciñes a la tradición cristiana, responderás que es porque el 24 de diciembre nació el Niño Jesús. Sin embargo, hay historiadores que señalan que Cristo nació en otra estación, concretamente en primavera. Entonces, ¿por qué se celebra su nacimiento en diciembre?

Según algunos estudios, esta fecha se estableció al adoptar el culto mitraico, extendido entre los romanos que a su vez lo adaptaron de la religión persa. Además, el paralelismo entre Mitra y Jesucristo es muy grande: la mitología dice que el nacimiento de Mitra fue el 25 de diciembre y en él estuvieron presentes pastores y magos. Este dios persa podía curar a enfermos y obrar milagros y su final, también es sorprendentemente parecido al de Cristo: antes de morir celebró una comida con sus discípulos y después de asesinado, resucitó.

También otras religiones comparten con el cristianismo el 25 de diciembre como una fecha clave: los romanos celebraban en esta época la fiesta del Nacimiento del Sol invicto, asociada a Apolo. También en estos días tenía lugar el festival de Saturnalia, que duraba cerca de siete días. En esta época se celebraban intercambios de regalos y cesaban incluso las guerras y los negocios.

Los egipcios, por su parte, celebraban en invierno el nacimiento de Horus, el dios del Sol. Esta religión también tiene paralelismos con el cristianismo, ya que la mitología asegura que Horus nació de la diosa Isis, que era virgen.

Por último, nuestros amigos los escandinavos, de los que ya hablábamos ayer, celebran el 26 de diciembre el nacimiento de Frey, el dios del Sol, la lluvia y la fertilidad. Es aquí donde adoraban al Yggdrasil, que después se convirtió en nuestro árbol de Navidad.

Con todas estas coincidencias, no es descabellado pensar que Julio I decidiese fijar el 25 de diciembre como una fecha solemne en el calendario de la Iglesia Católica como un modo de unificar las fiestas de todas las culturas en ese día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *